Loading

Nutrición en el Niño y Adolescente

Nutrición en el Niño y Adolescente

La nutrición en cada una de las diferentes etapas de la edad pediátrica tiene como objetivo conseguir un crecimiento y desarrollo adecuados, evitar las deficiencias nutricionales y prevenir enfermedades que se manifiestan en el adulto.

LACTANCIA MATERNA:

Es el alimento idóneo para el lactante pequeño hasta los seis meses, y a partir de esa edad se debe introducir la AC.

ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA:

La AC es un proceso que empieza cuando la LM exclusiva no es suficiente para satisfacer las necesidades nutricionales del lactante, por lo que otros alimentos sólidos o líquidos son necesarios junto a la LM; entre “otros alimentos”.

NUTRICIÓN DE UNO A TRES AÑOS:

El niño se encuentra en una etapa de transición. Mantiene un crecimiento lineal sostenido, con un incremento regular del peso.

Comienzan a crearse algunos hábitos que dependen de factores sociales y ambientales, y se adquieren las costumbres propias de la familia.

ELABORACIÓN DE LA DIETA:

Tiene normas generales de variación, equilibrio y moderación. Y en base a ello se pueden elaborar dietas que satisfagan estas características

NUTRICIÓN DEL PREESCOLAR Y ESCOLAR:

Lácteos, cereales y fruta es un desayuno completo y equilibrado.

Los hábitos de vida que se adquieren durante la infancia son esenciales para mantener un estilo de vida saludable en la edad adulta.

Comer con regularidad y consumir tentempiés sanos, que incluyan alimentos ricos en carbohidratos, frutas y verduras, productos lácteos, carnes magras, pescado, aves de corral, huevos, legumbres y frutos secos contribuirá a un crecimiento y un desarrollo adecuados, siempre que el aporte energético de la dieta no sea excesivo.

NUTRICIÓN DEL ADOLESCENTE:

Las necesidades nutricionales de los jóvenes se ven influidas por la aceleración del crecimiento que se da en la pubertad.

  • Reducir la ingesta total de grasa a menos del 35% del total de calorías.
  • Incrementar la ingesta de HC complejos, que deben aportar más del 55% del total de calorías, así como disminuir la ingesta de azúcares simples.
  • Mantener la ingesta de proteínas en un nivel moderado.
  • Realizar una ingesta de alimentos variada que mantenga una proporción de los principios inmediatos equilibrada.